“ME HABÉIS DEVUELTO LA SONRISA”


En ocasiones, una frase dicha con espontaneidad en la consulta resume a la perfección lo que siente el paciente después de haber sido tratado.

Este ha sido el caso en una persona con secuelas de parálisis facial, que presentaba movimientos alterados y exceso de tensión en algunos músculos de la cara en el lado afectado. Todo ello le producía sensación de estrés, tendencia al aislamiento y aversión a hacerse fotografías.

Además de todo ello, la inseguridad producida después de la parálisis facial hacía que apenas sonriera para evitar que se produjera mayor asimetría durante ese gesto.

Después de la infiltración con toxina botulínica y haber aprendido cómo realizar correctamente los estiramientos de la musculatura afectada, mejoró la simetría, y disminuyó mucho ese miedo a sonreír.

Y para mí supone un auténtico premio que alguien me diga que hemos conseguido devolverle la sonrisa precisamente así: con una gran sonrisa.


www.clinicadermatologicainternacional.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Se debe tratar la parálisis facial con estimulación eléctrica?